Dada la popularidad que tiene hoy la práctica del ciclismo en ruta o el ciclismo de montaña, principalmente propiciado por la mejora de los modelos, su precio, las actividades físicas más populares en la actualidad y el conocimiento sobre el mundo del ciclismo. Sin embargo, antes de subirse a una bici y comenzar a paladear, es importante conocer algunos detalles y factores relacionados con la actividad para evitar lesiones derivadas de la práctica del ciclismo, algo que desde Bike Support estamos preparados para reseñarte.

Y es que antes de iniciar cualquier tipo de ruta es importante pararse un momento a pensar sobre algunos de los factores intrínsecos y extrínsecos que nos pueden llevar a tener lesiones. En primer lugar, trataremos los intrínsecos, tales como:

  • Una mala postura tanto cervical como lumbar, del hombro, codo o muñeca, que derive en un trastorno y afecte a nuestros músculos.
  • Una condición física no apta, que se relaciona con la capacidad a la que sometemos a nuestro cuerpo, a veces no preparado para tal carga.
  • Una alineación dinámica que refleje un mal control motor de nuestro cuerpo, tal como pedalear con las rodillas hacia dentro.
  • Un desequilibrio muscular derivado de una antigua lesión o por la falta de energía, así como una mala posición por un entrenamiento demasiado específico.

Por otro lado, tenemos factores extrínsecos tales como:

  • Una mala técnica de pedaleo.
  • Una colocación y ajuste de los componentes que no se correspondan con nuestro cuerpo.
  • Los parámetros de nuestro entrenamiento, cuando estos sobrepasan en intensidad, frecuencia o volumen.

Es importante cuidar de nuestro cuerpo, y es que las principales lesiones entre ciclistas son aquellas en las que realizamos un sobreuso o sobresfuerzo de nuestro cuerpo, llevándolo al límite.

Call Now Button