Existen básicamente dos tipos de freno, los frenos de pastilla y los de disco. Los primeros, son aquellos frenos clásicos en la que dos pastillas de goma friccionaban contra la llanta de la rueda. Por su parte los frenos de disco están compuestos por un disco acoplado solidariamente al buje de la rueda y un mecanismo de frenado que puede ser mecánico o hidráulico.

Frenos de disco mecánicos son operadas por un cable, al igual que la gran mayoría de los frenos de llanta, mientras que los sistemas hidráulicos utilizan fluido para transferir la fuerza desde la palanca a la pinza.

Los frenos de disco ofrecen un mayor control del frenado, aunque también bloquean las ruedas muy rápidamente, lo que a veces puede constituir un problema. Por ejemplo, en carretera, un bloqueo casi inmediato puede hacer que la rueda derrape sobre el pavimento.

Hoy en día, lo que más se busca en un sistema de frenado es la modulación. Es decir, que el ciclista pueda controlar mediante la presión ejercida el nivel de frenado. En este sentido los frenos que ofrecen mejores resultados del mercado son los frenos de disco hidráulicos.

En Bikesupport te ofrecemos todo tipo de sistemas de frenado. Visítanos.

Call Now Button